miércoles, 2 de diciembre de 2009

Cuestión de tiempo

Este 1 de diciembre fue un día de sabor semi-amargo. Alex y José María no pudieron casarse porque se presentó un conflicto entre diferentes jurisdicciones y competencias judiciales. Pero se ha dado un paso importante en la lucha por garantizar la igualdad de derechos a todas las personas sin discriminarlas por su orientación sexual. Uno de los máximos referentes de la política argentina se atrevió a decir lo que muchos piensan o creen pero no dicen. Y lo hizo con coraje, honestidad y valentía.

Las luchas civiles son largas y complicadas (sino pregunten a Martin Luther King o a Nelson Mandela). Eso lo saben Alex, José María, María y todas las personas que los acompañaban ayer en el Registro Civil. En estas luchas de largo aliento siempre hay contratiempos y éste es uno. Por eso, ante tanto enojo, no perdamos de vista lo importante que es lograr que dos personas del mismo sexo puedan casarse y tener plenos derechos. El Congreso dará el debate sobre la reforma del Código Civil. La Corte Suprema de Justicia de la Nación podría expedirse sobre esta situación.

Si fuera Alex o José María, yo dormiría tranquila, con la sensación de que falta poco. Los resortes institucionales vienen respondiendo, se ha ido sumando el inesperado apoyo de líderes políticos, y, fundamentalmente una gran parte de la sociedad se ha manifestado en favor de su causa. Así las cosas, la decisión favorable sólo será cuestión de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario