martes, 29 de diciembre de 2009

Nunca más a la impunidad de los corruptos

El sobreseimiento de Oyarbide a los Kirchner es vergonzoso. La no apelación de los fiscales lo es aún más. Su trabajo es apelar y defender los intereses de la Nación. Es importante que estas cosas no vuelvan a pasar y por eso desde el Congreso tenemos que encarar algunas medidas de vital importancia.

1. Hay que reformar el Consejo de la Magistratura. Es fundamental que cambiemos la composición pero que además se implemente una política de transparencia activa total, o sea, que todos podamos ver y opinar de todo. Y que nuestra opinión sobre los candidatos a jueces o los que están siendo sancionados o removidos sea tenida en cuenta. También debe crearse una Comisión Asesora de Control Ciudadano para que las voces de la ciudadanía impacten directamente en la vida institucional de este organismo. Todos nuestros ojos deben estar puestos en esta institución.

2. Tenemos que crear la Comisión de Seguimiento del Ministerio Público. Desde 1998, la ley prevé que exista y nunca se creó. Es fundamental para controlar al Procurador y a los fiscales. Así dejamos de sorprendernos con los Taianos y los Noailles que no apelan lo que cualquiera sabe que deben apelar.

3. Finalmente el Congreso debe crear la Comisión de Ética Pública que desde 1999 está prevista en la ley y no se creó jamás. Así desde el control parlamentario con participación ciudadana podrán controlarse las declaraciones juradas de todos los funcionarios públicos.

Estas son algunas medidas que apuntan a prevenir y sancionar el enriquecimiento ilícito. Digamos 'Nunca Más' a la impunidad de los corruptos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario