jueves, 25 de febrero de 2010

'Diputada, haga un memo'

No esperen en estas líneas un análisis del estado de situación política en la Cámara de Diputados, las posiciones frente al DNU 2010 o algún pronóstico referido a la reforma del Consejo de la Magistratura. En esta columna nos referiremos a las características más 'mundanas' de las condiciones de trabajo del legislador raso.

El 1 de febrero descubrimos junto a mi equipo que los edificios de la Cámara permanecerían cerrados por asueto hasta el día 3 de ese mes. Según se nos dijo, la razón era 'limpieza'. La primera pregunta fue: '¿por qué no aprovecharon para limpiar durante el mes de enero?'.

Volvimos el día 3 y comprobamos que, al menos, nuestra oficina estaba en igual estado que el 31 de diciembre de 2009 cuando la abandonamos.

De casualidad, un técnico arregló el equipo de aire acondicionado del sector que corresponde a los asesores: un cuchitril de 2 x 2,50. Durante esa primera semana con temperaturas de casi 40 grados pensé que alguno de nosotros se deshidrataría en tiempo récord. Si bien 'hicimos el memo' para solicitar el arreglo, todo sucedió de pura casualidad un día jueves entre las 18 y 19 hs cuando el técnico encontró que el despacho en el que debía realizar su trabajo de mantenimiento estaba vacío y se ofreció a solucionar nuestro problema.

La batalla siguiente (que aún no hemos ganado) fue la de limpieza de nuestra oficina. Créalo: nadie pasa a recoger la basura que se acumula en los tachos, nadie limpia los pisos, escritorios y baño.

Nos enteramos que la contratación del servicio de limpieza que era tan bueno y eficiente no corría más hacía bastante y que había sólo tres empleados y un electricista para todo el edificio anexo. 'Haga un memo y pida limpieza profunda', dijeron. Lo hicimos en diciembre. 'Ah no, ya no sirve porque cambió el año. Haga otro', dijeron. Resignados, hicimos un nuevo memo. El atraso es de, al menos, un mes y todavía no hubo novedades.

Descubrimos que varios diputados contratan a una señora que pasa una o dos veces por semana a limpiarles el despacho. Suelen pagarlo con algo de dinero de la caja chica del despacho o de su propio bolsillo. Si no, 'haga un memo y tenga paciencia'.

Como en tantos órdenes de la vida, en el Congreso todo se aprende preguntando. La gente es muy amable pero algo no funciona del todo bien. Y creo que si hubiera procedimientos, una clara distribución de tareas y un mejor aprovechamiento de los recursos humanos, todos estaríamos mejor - sobre todo los empleados.

La siguiente 'estación' fue conseguir materiales de librería: algunas lapiceras (5), un par de resmas y resaltadores. Hicimos un memo. Sólo conseguimos dos biromes, dos resaltadores y una resma y 'esto es todo lo que hay por este mes'. Ni papel membretado, ni carpetas de la Cámara.

'Tenemos que hacernos las tarjetas personales' dije, 'averiguen dónde se piden'. Se encargan en la imprenta del Congreso, hay varios modelos y cuestan 25 pesos. 'La puede pagar con dinero de la caja chica o de su propio bolsillo. Hagan un memo'.

Respecto del estado general de la oficina, nos dijeron que si queríamos mantener la alfombra existente (un poco vieja y sucia) teníamos que comprar una aspiradora para que pudieran limpiarla ... una vez cada muerte de obispo - pensé para mis adentros.

Tomamos la decisión de hacer un cambio por un tipo de piso más limpio y luminoso. 'Haga un memo; diga qué día es el arreglo, quiénes lo realizarán, etc'. Lo pagaremos de la caja chica en cuotas o de nuestro propio bolsillo.

Mientras ésto sucedía en mi despacho y en el de cientos de diputados que hacían memos y sacaban plata de su propio bolsillo, nos enterábamos por las crónicas periodísticas que el superdiputado Néstor Carlos que no es miembro de ninguna comisión y que nadie espera que haga discursos históricos en el recinto, tiene un superdespacho en el Palacio. Éste ha sufrido una super-remodelación que me hizo acordar a la famosa y costosa redecoración del despacho de María Julia.

Yo me pregunto ¿habrá escrito muchos memos?

3 comentarios:

  1. Ayer en la cuadra del Congreso de la Nación, un pibe me pidió muy amablemente si le podía comprar un bandejon de estafado con arroz para darle de comer a sus dos hermanitos.

    Señora diputada:

    ¿Le parece a usted que un despacho sucio es una prioridad?

    Saludos Cordiales

    Gonzalo A. Sánchez

    ResponderEliminar
  2. Hoy me enteré que Ud. "no estuvo disponible" para la votación del presupuesto la noche de ayer. ¿Puede explicarle a sus votantes que asunto urgente hizo que faltar a tan importante cita, Sra.?

    ResponderEliminar
  3. me das verguenza ajena, laura, como anda CRISTOBAL LOPEZ? TE VAS A SEGUIR AUSENTANDO DE LA CAMARA, PODER CIUDADANO ?, COMO PODES SEGUIR MIRANDO A LA CARA A TUS CONGENERES Y SOSTENER LA VISTA CUANDO SABES QUE TODOS TE ESTAN JUZGANDO POR TU LESION ETICA? YO SABIA QUE ESA CARA DE MOSQUITA MUERTA ESCONDIA ALGO. TU CREDITO POLITICO FALLECIO. LO LAMENTO.

    ResponderEliminar