viernes, 19 de febrero de 2010

El latrocinio del INDEC y violación de derechos humanos

Ayer presencié la audiencia pública que organizaron en el Senado los bloques de la oposición. Particularmente me gustaron mucho las presentaciones de Manuel Garrido (ex fiscal nacional de investigaciones administrativas), los economistas Kiguel y González Fraga, y, la licenciada Graciela Bevacqua.

Hace más de tres años el gobierno nacional viene perpetrando una sistemática violación a los derechos humanos de los empleados del INDEC y de todos los argentinos.

Se ha violado el derecho de todos a acceder a información pública veraz y oportuna. Nadie le cree al INDEC después del latrocinio efectuado por el gobierno. Con estadísticas adulteradas, el gobierno ha perpetrado uno de los mayores fraudes y saqueos en el manejo de las estadísticas.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha reconocido el acceso a la información pública como un derecho humano. Se trata meta-derecho o sea uno derecho que sirve para apalancar el cumplimiento de otros. No se trata de un derecho para la clase media y un lujo de las democracias desarrolladas. Con información pública en la mano los más pobres tienen una herramienta fundamental para controlar la entrega de planes sociales, la construcción de obrasd e infraestrutura, el otorgamiento de viviendas, etc.

Los empleados del INDEC han sufrido y sufren acoso, hostigamientos y persecución. Los que siguen en el Instituto tienen miedo. Los que se fueron lo tuvieron, quizás lo sigan teniendo.

Ayer se me estrujó el corazón cuando Graciela Bevacqua dijo todo a pura emoción y producto del sufrimiento. Esa mujer sufrió y sufre. Esa mujer sintió y siente miedo. Llegaron a amenazar a su hija de trece años por teléfono. El miedo, la impotencia y el sufrimiento se podían respirar en la sala. El aire se cortaba con cuchillo.

Ella tuvo el coraje de contar lo sucedido. Hay que tener mucha valentía. Nadie protege a los empleados de la administración pública frente al acoso o el hostigamiento de sus superiores.

Por eso creo que desde el Congreso tenemos que saldar varias deudas:

1. conformar una Comisión que investigue lo sucedido estos tres años y complemente la causa judicial que va demasiado despacio,
2. generar un tipo de intervención del Parlamento para que los desplazados recuperen sus fuentes de trabajo y se expulse a las patotas del gobierno en el INDEC,
3. reformar la ley y darle al INDEC autonomía funcional y autarquía financiera,
4. sancionar una ley de acceso a la información pública, y,
5. otra ley que proteja a los empleados de la administración de este tipo de situaciones y les dé garantías para denunciarlas.

Indemnizar, resarcir, reparar es parte del compromiso que debemos asumir desde el Congreso. Algo que también deberá hacer el próximo Presidente de la Argentina. Al actual gobierno y a sus funcionarios responsables del latrocinio del INDEC habrá que juzgarlos y castigarlos por haber violado los derechos de tantas personas y de todo un país.

1 comentario:

  1. Hablemos claro: El INDEC fue intervenido porque era manejado por una corporación de características delictivas. Esa corporación había acumulado tanto poder que extorsionaba a los gobernantes. Eso, por supuesto, no da derecho a nadie a amenazar a Graciela Bevacqua. Pero darle autarquía al INDEC en las actuales circunstancias significaría formalizar el poder de esa corporación. Sería bueno que la gente pudiera informarse de todo, para que sea la gente la que pueda sacar sus propias conclusiones.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamentalwww.indec.com.ar.
    ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar