lunes, 22 de febrero de 2010

Yo también me inundé

La última semana para los vecinos que vivimos sobre la calle Humboldt y para otros miles fue complicada. Dos temporales gigantescos hicieron que nada resistiera y que el agua subiera por el desborde del Maldonado como en las mejores épocas.

Todos perdimos algo. Algunos muchos más que otros.

Vimos a Defensa Civil el lunes y vimos mucha más ayuda el viernes. Nadie puede echarle la culpa de la intensidad de las lluvias al Jefe de Gobierno, sería como culpar a Das Neves de la tormenta y el alud en Comodoro.

Las obras llevan tiempo pero creo que es la primera vez en año que podemos decir que algo se está haciendo.

Todos podríamos colaborar con algunos pequeños detalles, por ejemplo, no sacar la basura. Este fin de semana el cielo lució amenazante y debo decirles que, a pesar de tener acumulado en mi balcón una importante cantidad de bolsas con residuos, no vi que muchos de mis vecinos hicieran lo mismo. Por el contrario, no sólo sacan la basura sino que la ponen en el árbol del vecino o en la clásica esquina abandonada del barrio. Es más, sería bueno que el compañero Santa María instruya a los empleados de su sindicato ya que son los violadores número 1 de la norma.

No toda la culpa es del clima, no toda la responsabilidad es de un gobierno, nosotros como ciudadanos tenemos varias materias pendientes.

Espero que las personas que sufrieron daños graves en sus casas, en sus comercios y en sus industrias puedan cobrar la ayuda del gobierno porteño y recuperarse pronto. Pensemos en las miles de personas que vieron arruinadas sus vidas en Tartagal por el alud, los inundados de Santa Fé, las cenizas en Caleta Olivia y tantos otros desastres naturales.

Creo que sería un paso adelante que los vecinos de 'Juan B. Justo' nos informemos, sigamos y preguntemos acerca de la gran obra. Ésa que dicen nos hará la vida más fácil los día de tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario