jueves, 6 de mayo de 2010

Mi discurso en el recinto a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo

Transcribo a continuación la versión taquigráfica de mi intervención en el recinto la pasada sesión del 4 de mayo de 2010.
Entiendo que muchas personas de PRO no se sientan representadas por mi decisión y la de mis colegas Paula Bertol, Sole Martínez y Pinky Satragno. A todas esas personas les digo que hay muchas otras personas del PRO que sí se han sentido representadas.

Me sumé a PRO porque es un espacio abierto y diverso. He tenido siempre absoluta libertad para manifestar mis opiniones y debatirlas con mis colegas. En esta oportunidad, dada la disparidad de posiciones, decidimos que cada uno votara de acuerdo a sus convicciones. Esto sucedió en la mayoría de los bloques en la Cámara de Diputados.

Le agradezco a Mauricio Macri, Gabriela Michetti y Federico Pinedo porque siempre han sido respetuosos con las opiniones de todos - incluidas las mías.

En el recinto escuché con atención a Federico Pinedo y lo felicité por su discurso. Él me escuchó con atención y también me felicitó. Así sucedió entre colegas de otros bloques. Así se construyen partidos políticos distintos distinto y una democracia diferente. Porque parte del trabajo es saber escuchar y ponerse en los zapatos del otro aunque no acordemos con sus posiciones.

Entiendo que al no apelar el fallo de la Jueza Gabriela Seijas en la Ciudad de Buenos Aires, el Jefe de Gobierno fue uno de los actores estratégicos de este proceso para que el debate se consolidara en la agenda pública y en la legislativa.

También sé que el Congreso no hubiera 'procesado' esta demanda por sí solo sin todas las organizaciones sociales que, a favor o en contra, han militado por esta causa.
Este debate quedará en la historia de la democracia argentina como uno de los más importantes y trascendetales. Fue un debate en favor de la igualdad, la dignidad y la libertad.

Siento que después del martes todos somos más democráticos.


Sra. Alonso.- Señora presidenta: el 3 de diciembre del año pasado el presidente de esta Honorable Cámara me tomó juramento, y lo hice sobre esta Constitución Nacional, y cuando la leo no tengo dudas respecto de lo que manda en sus artículos 16 y 19.
Luego, al leer el artículo 1° de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que se firmó en 1948, con posterioridad a una de las mayores aberraciones de la historia del mundo, me encuentro con el siguiente texto: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”
Después de haber leído la Constitución y los tratados internacionales, después de haber escuchado las expresiones de los legisladores preopinantes –como el señor diputado Gil Lavedra‑, no tengo dudas de que la Constitución Nacional nos manda votar en favor del matrimonio de personas del mismo sexo.
- Aplausos en las galerías.

Sra. Alonso.- Otra discusión que es histórica y que la Argentina inició a finales del Siglo XIX se refiere a la separación entre el Estado y las religiones. Probablemente la primera ley sancionada por el Parlamento que hace base en esa separación sea la 1.420.
Está bien que las religiones existan y que se permitan en su diversidad, pero ellas tienen que someterse a la legalidad de los países, y no las leyes de los países a las religiones.
- Aplausos en las galerías.

Sra. Alonso.- En cuanto a las transformaciones de la sociedad, nadie puede negar que las sociedades de occidente vienen transformándose a paso acelerado en los últimos 50 o 60 años. No podemos negar que las sociedades cambian, que las relaciones entre las personas cambian y que por ende las personas se ven transformadas.
También cambian la familia y los conceptos. Los conceptos son el envase y el contenido se va completando a medida que va cambiando el ritmo de los usos y las costumbres de las sociedades. Por su parte las instituciones también cambian y se adaptan a las nuevas realidades y a la transformación.
Estos cambios que se producen a nivel social van otorgando nuevos significados a los conceptos. Es probable que tres siglos atrás el matrimonio tuviera un determinado significado, que hace 200 años tuviera otro y que mis abuelos entendieran por matrimonio algo totalmente distinto a lo que yo y probablemente muchos de mis pares generacionales entendemos. Cuando en las sociedades hay transformaciones aparecen nuevas demandas, y nosotros estamos aquí para procesar estas nuevas demandas.
- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Honorable Cámara, doctor Eduardo Alfredo Fellner.

Sra. Alonso.- Hoy las estamos procesando al escuchar y dar un debate de calidad, con altura, y vamos a consagrar un nuevo derecho. Votamos nuevas leyes, implementamos políticas públicas nuevas, distintas, alternativas.
Es de destacar que los nuevos derechos se consagran no solo cuando están escritos en una convención o un tratado internacional o en la Constitución Nacional, sino cuando la sociedad civil moviliza al sistema político para que procese y consagre nuevos derechos.
Quiero recordar que el colectivo gay en la Argentina ha sufrido a lo largo de décadas la discriminación sistemática por parte del Estado y gran parte de esta sociedad, siendo marginado durante muchísimos años. Ejemplo de ello es que allá por la década del noventa, para obtener su personería jurídica, la Comunidad Homosexual Argentina debió llevar adelante una tremenda batalla pública y mediática. Por eso sostengo que hemos avanzado, y me congratulo y nos congratulo de que hoy estemos celebrando un debate con este nivel. Porque si hace 15 años –si no me equivoco‑ se trataba de negar la personería jurídica a una nueva organización social que representaba a un grupo desaventajado y minoritario de la sociedad, creo que la lucha y la movilización de la sociedad civil no ha sido en vano ni lo será jamás. Nosotros estamos aquí para escuchar.
Es probable que hoy demos un paso importante al sancionar este proyecto de ley de reforma a la ley de matrimonio. Sin embargo, si bien daremos un paso en contra de la discriminación y el autoritarismo, quedan muchos otros pasos por dar, y este Congreso tiene una responsabilidad fundamental respecto de tratar muchas otras cuestiones que hacen a la discriminación del colectivo gay en la Argentina.
Me permitiré solo listar algunas propuestas que la Federación viene promoviendo, como por ejemplo la sanción de una ley de identidad de género, de una ley de atención sanitaria para personas trans y la modificación a la ley antidiscriminatoria.
- Aplausos en las galerías.

Sra. Alonso.- Estas son solo algunas de las propuestas, pues hay muchas más.
La discriminación contra el colectivo gay hoy no termina. Probablemente hoy se inicie un camino a favor de la consagración de sus derechos y de la igualdad.
Me referí a los cambios en las sociedades y las instituciones, y no puedo obviar hablar del cambio en las familias. Miremos a nuestro alrededor: todas nuestras familias son distintas de lo que eran 20, 40 o 50 años atrás. No hay un modelo de familia; no hay una familia buena y una familia mala; no hay modelos ni relatos únicos. Solo hay diversidad.
- Aplausos y manifestaciones en las galerías.

Sra. Alonso.- ¿Cuánto puede importar la orientación sexual de los padres o las madres si hay amor, cuidado y respeto entre la pareja y hacia los hijos? Lo más importante es definir a la familia como un espacio de amor, cuidado y respeto. Puede haber dos mamás, dos papás, un papá y una mamá, un papá solo, una mamá sola, familias ensambladas, familias monoparentales, maternidad y paternidad biológicas, maternidad y paternidad genéticas, etcétera.
Este es un debate trascendental que está vinculado a la igualdad pero fundamentalmente a la libertad y la felicidad. No se trata de la tolerancia –se tolera lo que no nos gusta‑ sino de reconocer las diferencias y de otorgar un tratamiento igualitario. Por todo esto votaré por la igualdad, la dignidad, la democracia y profundamente convencida por la libertad.
- Aplausos y manifestaciones en las galerías.

3 comentarios:

  1. Cuando vi lo que pensabas respecto al presupuesto me pregunte: "¿Como habra votado en la ley de Matrimonio Igualitario?".
    No estando yo deacuerdo con nada del PRO, vos sos una grata sorpresa. Estare atento a tus futuras acciones.

    ResponderEliminar