miércoles, 9 de junio de 2010

Otras formas de protesta para Gualeguaychú

Tarde o temprano la sentencia judicial caería sobre los asambleístas de Gualeguaychú. Todas las protestas son legítimas. Sin embargo, en el caso del corte del puente, durante años me pregunté si los asambleístas no conocían otras formas para hacer llegar su mensaje y sostener su demanda.

Greenpeace, Poder Ciudadano, el CELS y otras tantas ONG han demostrado, por años, que las acciones en vía pública son una herramienta de protesta pero no son la única.

Nuestra Constitución habilita una serie de herramientas formales de protesta que van desde la acción de amparo hasta la iniciativa popular. También los reglamentos de funcionamiento de las Cámaras en el Congreso habilitan a que los particulares promuevan proyectos de ley, declaración o resolución. Los habilita a presenciar reuniones de comisión y sesiones. Desde mi punto de vita, el conflicto del campo por la 125 se trasladó de las rutas al Congreso con buen resultado para la institucionalidad democrática y un probable buen resultado para los damnificados. En el Ejecutivo, el decreto 1172/2003 regula las audiencias públicas y el derecho de acceso a la información. Y la lista sigue.

Por otro lado, la creatividad de protestas como las de Greenpeace combinadas con el uso de nuevas tecnologías (Un millón de firmas por la Ley de Bosques) no hace otra cosa que ratificar que las buenas causas siempre encuentran seguidores. Recuerdo también el caso de 'Tren para Todos' o la iniciativa popular 'Deroguemos las jubilaciones de privilegio'.

Es probable que los compatriotas que están hoy en el puente sientan que levantar el corte sea una derrota o una abdicación. No lo es. Hay una orden judicial que manda a hacerlo. Y la ley debe respetarse, siempre.

La protesta debe tomar otros carriles.

Por años, el gobierno nacional ha utilizado políticamente el conflicto de Gualeguaychú y a los asambleístas. Hoy es el tiempo de cumplir con la ley y reinventar y dotar de nuevo significado a una protesta que es legítima y democrática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario