viernes, 29 de octubre de 2010

La oportunidad de Cristina

Todavía no logro salir de la sorpresa. No puedo creer que Néstor Kirchner haya muerto. No sólo deja huérfanos a sus hijos. Por un tiempo, la orfandad se extenderá a todo el sistema político argentino.

Es difícil escribir porque cualquier palabra que no sea de amor, admiración e idolatría puede ser tomada mal por sus seguidores. A quienes respeto y comprendo. Yo hice mis siete horas de cola para ver a Raúl Alfonsín muerto, lo lloré como a mis abuelos y también me sentí huérfana por un rato largo.

Kirchner supo ocupar un lugar privilegiado en el sistema político. Nadie puede dudarlo. Vamos a seguir hablando de él por mucho tiempo. Sin embargo, algo se resquebrajó en el último par de años. Su marco de alianzas y sus dificultades para reinventarse le jugaron una mala pasada. Mucho más se la jugó su propio cuerpo que le dijo basta.

No dudo en la fortaleza de Cristina Fernández. Es una mujer inteligente y astuta. Más allá de su compostura y de los flashes, debe sentirse profundamente sola. Vendrá para ella un tiempo de reflexión sobre el presente y el futuro. Deberá tener un cuidado especial a la hora de elegir a sus consejeros. Más allá del dolor, la Presidente tiene una oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario