jueves, 1 de noviembre de 2012

La plata de la campaña de CFK y Boudou (Primera parte)

El informe del financiamiento de la campaña presidencial de Cristina Kirchner de 2011 no tiene desperdicio. 

El primer dato impactante es que en 2011 gastó menos que en 2007.

Se puede adjudicar al hecho de que, desde 2009, es el Estado el que paga la publicidad electoral y que los partidos no pueden contratar espacios y entonces, ya no gastan tanto dinero en ese rubro. Aunque suena a dibujo.

En realidad, como usaron todos los recursos públicos que se nos ocurran (empleados, vehículos, aviones, helicópteros, medios públicos planes sociales, y otros) - absolutamente reñido con la ética y la transparencia, podría sonar razonable que hayan gastado menos que cuatro años antes.




¿Alguien puede creer seriamente que una campaña presidencial con el despligue de la que tuvo la fórmula CFK-Boudou puede haber costado 15 millones de pesos?

En 2007, la campaña de CFK costó poco más de 17 millones de pesos.
En 2011, la campaña de CFK costo 15,6 millones de pesos. 



Quiénes podrían (o deberían) haber donado pero no lo hicieron

Entre los donantes, aparecen sólo personas porque, supuestamente, las empresas no pueden donar más.

Llama la atención que la propia Presidenta, quien cuenta con un patrimonio importante, no haya donado a su propia campaña. Y Boudou tampoco puso un céntimo a pesar de que para entonces ya tenía una abultada billetera - aunque parece que es bastante tacaño.

Tampoco lo hicieron el esposo y entonces Presidente Néstor Kirchner, su hijo Máximo quien entonces 'trabajaba' de administrador de las propiedades familiares.

Los pingüinos también resultaron bastante amarretes - más que el abuelito famoso de los 10 dólares: ni Carlos Zannini, ni Oscar Parrili pusieron nada.

El entonces jefe de gabinete, el desilusionado Alberto Fernández, el soldado Julio de Vido y su séquito (López, Bontempo y Fatala) tampoco donaron nada.

El joven maravilla Juan Manuel Abal Medina, de un holgado patrimonio, quien se convertiría luego en Jefe de Gabinete, tampoco donó ni una peseta.

No pusieron nada los jóvenes camporistas Andrés Larroque, Mariano Recalde, Diego Bossio, Mayra Mendoza, José Ottavis e Iván Heyn. Ni siquiera Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi o el inefable Guillermo Moreno.

Tampoco lo hicieron los diputados nacionales Agustín Rossi, Carlos Kunkel o Diana Conti o el senador Miguel Picchetto. 

Llama la atención que la Presidenta no haya podido venderle ni una rifa a sus soldados y soldaditos. 

Llama la atención tanta mentira. Porque no es tan importante leer los nombres de los que se declaran como donantes, como leer los nombres de los que 'no aparecen' en los listados.

¿Creen que comemos vidrio?






No hay comentarios:

Publicar un comentario