sábado, 12 de diciembre de 2009

Qué leyes hacen falta

Carmen Nebreda, Hilma Re, Laura Alonso y Maria Luisa Storani debaten sobre cuales son las asignaturas pendientes para la mujer. Los desafíos que les esperan en el Congreso.

Silvina Schuchner.
sschuchner@clarin.com

El Congreso está casi vacío. El recinto donde la noche anterior se realizó la jura también está desierto. Las diputadas electas todavía siguen emocionadas. Las cuatro ocupan una banca en el Congreso por primera vez. Y les gusta haber jurado en un día atípico donde la ceremonia estuvo en manos de mujeres. Graciela Camaño fue la encargada de abrir la sesión y Pinky, por ser la mayor, quien tomó juramento. Cada una llegó a la política desde diferentes lugares. María Luisa Storani, de la UCR, está especializada en temas de género y forma parte del Movimiento de Mujeres de la Argentina y del Movimiento Feminista. Carmen Nebreda, del Frente para la Victoria, es desde hace 40 años gremialista docente. Hilma Re, de la Coalición Cívica, desde hace siete años pelea por los derechos de los productores rurales. Y Laura Alonso, del PRO, viene de la Fundación Poder Ciudadano, de promover participación y transparencia institucional. Las cuatro aceptaron debatir sobre los principales desafíos que les esperan en la Cámara Baja.

¿Qué creen que pueden aportar como flamantes diputadas?

Alonso: Me parece que hay que hacer un Congreso fuera de estas paredes y no endogámico. Creo que en eso las mujeres tenemos mucho para aportar, sabemos escuchar. Invitar a la sociedad a conversar y a que participe.
Storani: Es un contexto especial. El desafío de este Congreso, donde somos todas minorías diferentes, está en la diversidad y la búsqueda de consenso.
Re: Coincido en que va a ser una experiencia inédita. Se abre una posibilidad histórica de aprender a convivir en el disenso.

¿Cuáles creen son las asignaturas pendientes para la mujer?

Nebreda: Acá hay que romper cuestiones culturales desde la práctica diaria y cotidiana hasta políticas de fondo. Cuando una mujer pone un tema en debate, hasta que no lo toma un varón no se convierte en un tema necesario de ser debatido. Hay que trabajar mucho en educación, en la formación de la mujer, en salud reproductiva, maternidad responsable, sexualidad y el respeto de su propio rol.

¿Qué leyes están faltando?

Nebreda: Leyes que hagan de la mujer una persona con igualdad de derechos. Está faltando el derecho a la maternidad responsable. No quiero hablar de aborto porque entonces te la tachan.

¿El aborto sigue siendo un debate tan pendiente como prohibido?

Storani: En 2007 presentamos desde el Movimiento de Mujeres un proyecto de legalización, hay cinco proyectos más, nunca llegaron a debatirse totalmente. En el tema de maternidad responsable tenemos una muy buena ley de salud reproductiva y procreación responsable. Un programa nacional que está funcionando, mal, pero está funcionando y además con fondos. El tema es que la mujer no se entera de que existe.

¿Hay leyes que existen pero falta la reglamentación o no tienen prevista financiación?

Alonso: No es sólo un problema de que se hacen las leyes y después no se implementan. Es un problema de la institucionalidad argentina. El Congreso debería aumentar al máximo el rol de control para exigir que estas leyes se cumplan. Las tres funciones esenciales del Congreso son representar, legislar y controlar, pero se olvidaron de ejercer el control. En la agenda de las mujeres el tema del aborto es el más controversial y se calla más que lo que se dice. Pero también hay otras cuestiones que tienen que ver con igualdad de salario, con oportunidades económicas y de microcrédito. Y hay otros desafíos como el Cambio Climático y el cuidado del medio ambiente, donde las mujeres tienen un rol fundamental en el control de la emisión de gases por sus roles tradicionales en el uso de la energía y el cuidado de las cosas.
Storani: Como deudas pendientes hay muchas. Incluso hay una agenda de género que hicieron las legisladoras anteriores de todos los partidos políticos. Son alrededor de 20 temas y durante el año han ido monitoreando: se debatieron apenas tres o cuatro. Entre los temas pendientes está el acoso sexual para las empresas privadas, (sólo hay legislación para el ámbito público); la reforma del Código Penal por el tema del aborto que solamente tenemos en caso de discapacidad; el cupo sindical, otro tema que no se termina de debatir; una ley de igualdad de oportunidades y trato en general y modificaciones de leyes actuales. Por ejemplo, la Ley de Trata salió, pero tenemos modificar dos o tres artículos: el que fija muy pocos años de pena para los proxenetas y el que se refiere a que las personas mayores de 18 años tienen que demostrar que no consintieron, ¿cómo va a consentir una persona esclavizada? La ley está sancionada desde 2006 pero aún no está reglamentada ni le destinan fondos.

¿Con la Ley de Violencia Doméstica pasa algo similar?

Storani: La Ley de Violencia Doméstica es un gran avance y está en proceso de reglamentación, pero no está prevista en el presupuesto para 2010. Es decir, todo el año próximo tendremos la ley reglamentada pero sin llegar a la gente. Lo que decía Laura es real, nosotros no solamente tenemos que escribir leyes, tenemos que controlar. Tenemos leyes para vender al mundo, muchísimos países nos vienen a mirar. Pero tenemos que velar que se cumplan y esto es parte del rol del legislador con la ciudadanía.

¿Qué otros temas quedan pendientes?

Storani. El tema del microcrédito a las mujeres es algo que hay que resolver porque tiene que ver con la feminización de la pobreza. Acá hay un 40 % de hogares argentinos que son monoparentales, conducidos por mujeres solas. Siempre tienen menos posibilidad de acceder al empleo porque se tienen que ocupar de los hijos. Y esto no está reconocido. Hace dos años, en una reunión de la OEA en Quito se habló de la economía del cuidado, tener en cuenta esos años en que nos dedicamos a cuidar a nuestros chicos.
Re: La mujer no ha dispuesto de su vida ni de su cuerpo durante siglos y no hace demasiados años que empezamos a independizarnos. Y esto toma tiempo, porque es una cuestión cultural y las cuestiones culturales llevan muchos años. Coincido en el tema de la educación, tendrían que empezar enseñando en la escuela primaria los derechos de las mujeres. Es cierto que las leyes están y se demoran en reglamentar, pero también debe haber una vocación política de cumplirlas.
Alonso: Y con el tema del INDEC, practicamente no existe ningún tipo de estadística que revele el estado, las necesidades y las problemáticas de las mujeres y de las niñas en el país. Creo que hay cuestiones culturales, pero la cultura no cambia rápido y las necesidades son urgentes.
Nebreda: Yo no coincido porque siempre se trabaja la coyuntura y la inmediatez.
Alonso: En nombre de la cultura, el Estado se deshace de la responsabilidad.
Nebreda: Me parece que hay cuestiones coyunturales y cuestiones profundas que tratar.
Alonso: Yo no estoy en contra de la educar, pero hay 500.000 abortos por año en la Argentina. El Estado tiene una responsabilidad fundamental.
Storani: Eso no es una urgencia sino una la realidad.

¿Es necesaria una ley para agilizar los trámites de adopción?

Storani: Hay una Ley de Adopción excelente, una de las que la escribió es Eva Giberti. Está vigente, está la reglamentación. No sé cómo está la situación de las demoras, es una ley que se tuvo que contemporizar con las provincias. Nebreda: Tiene que ver cómo lo van aplicando cada provincia y con la Justicia de cada provincia.

¿Qué opinan de la Ley de Talles?

Storani: En la provincia de Buenos Aires es para adolescentes. No hay ley nacional todavía. Hay un proyecto en Senado.
Nebreda: No sólo no hay talles grandes sino que para los chicos y para los adolescentes significa una gran frustración cuando no encuentran talle.

¿Están de acuerdo con que se apruebe el matrimonio gay?

(Las cuatro asienten) Alonso: Que se apruebe, se llame como se llame, que le pongan el nombre que quieran.
Storani: Lo que pasa que no es lo mismo.
Alonso: Si la palabra es el problema, pongamos contrato.

¿Con qué país sueñan?

Alonso: Con un país donde cada uno tenga la oportunidad de elegir lo que quiere hacer.
Nebreda: Sueño con un país integrado a América Latina, donde todos tengamos las mismas posibilidades.
Storani: Con un país sin pobreza, con igualdad, sin exclusión, con educación. Argentina tiene todo para llegar a esto.
Re: Tenemos que querernos más y respetarnos más.

¿Me permiten una pregunta frívola? ¿Para entrar al recinto se compraron ropa nueva?

(Se ríen y responden las cuatro a la vez): Sí.
Nebreda: A mí, por ser sindicalista, me recomendaron especialmente basta de vaqueros.
Storani: Que no se estereotipe esto.
Alonso: Justamente, lo que importa es el contenido.

Publicada en el Suplemento Mujer del Diario Clarín (12-12-2009).

No hay comentarios:

Publicar un comentario